Si vives en París y eres artista, ya tienes una gran fuente de inspiración. O al menos eso nos confiesa la tape artista Pauline Fillioux aclarando que “dibujo mi inspiración que es mi entorno (¡París es la ciudad más bella del mundo!), mi vida cotidiana, la gente de mi alrededor y sobre todo me inspiro en la música. Los talentosos artistas (músicos, pintores, actores, etc.) me fascinan e inspiran enormemente.”

Hoy quiere compartir con nosotros seis preciosas obras. En las dos primeras sigue trabajando con la cinta de embalar, que es la que ella utiliza desde sus inicios. Tiene una serie de obras sobre el cuerpo: desnudos, bailarines, etc. y como nos decía anteriormente, en otra obra representa el París de 1925.

Para la siguiente serie trabaja principalmente el retrato. Este trabajo es muy diferente por la opacidad del material del soporte sobre el que trabaja (plexiglás o fórex) pero encontramos la idea del dinamismo a través de la cinta aislante, su nueva aliada que entra en la obra como rayos de sol iluminando y dando color a las caras. Impresiona ver como con un material tan industrial y ordinario se pueden hacer piezas tan delicadas, coloristas y modernas.

Una vez más, nos quitamos el sombrero ante esta bella y prolífica artista, solo podemos decir: Chapeu Pauline!