Siguen llegando casos de éxito que unen tape art con iniciativas urbanas. Si la semana pasada hablábamos de la implicación de ayuntamiento y universidad para actuar con tape art sobre un sector de la ribera del Sena, esta semana viajamos a Valencia, donde el sábado pasado una de las plaza más legendarias de la ciudad, la plaza de Tetuán, quedaba cubierta por cinta de colores.

Fue un un proyecto conjunto entre el festival urbano Intramurs, la Fundación Bancaja -quien cedió su espacio y puso toda su colaboración- y el colectivo TAV, quienes idearon y ejecutaron la obra, una cresta recreando el pasado punk del barrio del Carmen.

La intervención tuvo lugar durante toda la jornada, sobre la misma plaza y también sobre algunas zonas de la fachada. Una vez más el tape art, que es un arte escandalosamente creativo, cambiando la cara a la ciudad.

IMG_3887.JPG

IMG_3889.JPG

IMG_3811.JPG